El grave (y oscuro) problema con la maternidad que vivió Millaray Viera y que ahora se atrevió a contar

¿Te ha pasado?

La maternidad es hermosa y eso lo sabe muy bien cada mujer que ha sido madre. Y es que conocer a tu hijo es la sensación más linda que puedes sentir, pero no todas las mamás lo toman de la misma manera.

Eso es precisamente lo que le ocurrió a Millaray Viera, quien reveló el oscuro momento que vivió con la maternidad en su primer embarazo, cuando tuvo a Julieta, quien tiene nueve añitos. “En esta foto en realidad lo estaba pasando pésimo y eso me hacía sentir muy culpable, porque se suponía que debía ser la más feliz del mundo con lo que estaba viviendo. Pero no, no era capaz de disfrutar de nada, ni siquiera de la hija maravillosa que acababa de tener. Estaba sobrepasada, no me sentía capaz, el cansancio era terrible y la angustia (sobre todo cuando el sol empezaba a esconderse) era insoportable. Estaba muy triste y muy sola en esa tristeza” (sic), partió señalando la cantante, acompañando el escrito con una imagen junto a Julieta cuando era bebé.

Agrega que “luego fue empeorando y me di cuenta de que iba mucho más allá del agotamiento obvio post parto, porque empecé a tener pensamientos de muerte a cada rato, no es que haya querido morir (de hecho le tenía pavor a eso) sino que todo lo que pensaba tenía que ver con eso, con mi trascendencia, con lo corta que es la vida, no pasaban 5 minutos sin pensar en esto. Cada cosa que hacía, pensaba que sería la última vez, porque en mi cabeza mi muerte era inminente y la posibilidad de dejar sola a mi hija me aterraba. Me costaba salir de mi casa por esto mismo”.

Para finaliza, la joven madre reveló que “pensé que me estaba volviendo loca, no controlaba estos pensamientos y no los compartía CON NADIE, por vergüenza, por culpa y por miedo a que creyeran que me había vuelto loca. Nadie quiere asumir que es infeliz cuando acaba de dar a luz a la mayor fuente de felicidad de su vida. Les cuento esto que me avergonzó durante mucho tiempo, porque me demoré demasiado en saber acerca de la DEPRESIÓN POST PARTO, sabía que existía, pero creía que me pasaba otra cosa, no me asumía enferma y como no lo hablaba con nadie, no tuve apoyo tampoco. Si alguna está pasando por esto, les pido lo hablen con su familia 🙏y busquen ayuda profesional, hay quienes le temen a los medicamentos durante la lactancia, estos no se pasan por la leche y pueden hacer que su vida cambie. Se puede ser feliz, no elijan ser miserables”.

#TB Febrero del 2009 A mi club de mamás, sobre todo a las primerizas quiero contarles algo que hace unos días conté en TV y que hizo que me llenara de mensajes internos. Uds. saben que soy embajadora de marcas (nunca recomiendo algo que no haya probado) pero no quisiera usar esta vía sólo para eso, no soy ningún ejemplo de madre, pero creo que esto quizás pueda ayudar a algunas. En esta foto en realidad lo estaba pasando pésimo y eso me hacía sentir muy culpable, pq se suponía que debía ser la más feliz del mundo con lo que estaba viviendo, pero no, no era capaz de disfrutar de nada, ni siquiera de la hija maravillosa que acababa de tener. Estaba sobrepasada, no me sentía capaz, el cansancio era terrible y la angustia (sobre todo cuando el sol empezaba a esconderse) era insoportable. Estaba muy triste y muy sola en esa tristeza. Luego fue empeorando y me di cuenta de que iba mucho más allá del agotamiento obvio post parto, pq empecé a tener pensamientos de muerte a cada rato, no es que haya querido morir (de hecho le tenía pavor a eso) sino que todo lo que pensaba tenía que ver con eso, con mi trascendencia, con lo corta que es la vida, no pasaban 5 min sin pensar en esto. Cada cosa que hacía, pensaba que sería la última vez, porque en mi cabeza mi muerte era inminente y la posibilidad de dejar sola a mi hija me aterraba. Me costaba salir de mi casa por esto mismo. Pensé que me estaba volviendo loca, no controlaba estos pensamientos y no los compartía CON NADIE, por vergüenza, por culpa y por miedo a que creyeran que me había vuelto loca. Nadie quiere asumir que es infeliz cuando acaba de dar a luz a la mayor fuente de felicidad de su vida. Les cuento esto que me avergonzó durante mucho tiempo, porque me demoré demasiado en saber acerca de la DEPRE POST PARTO, sabía que existía, pero creía que me pasaba otra cosa, no me asumía enferma y como no lo hablaba con nadie, no tuve apoyo tampoco. Si alguna está pasando por esto, les pido lo hablen con su familia 🙏y busquen ayuda profesional, hay quienes le temen a los medicamentos durante la lactancia, estos no se pasan por la leche y pueden hacer que su vida cambie. Se puede ser feliz, no elijan ser miserables❤

Una publicación compartida por Millaray Viera (@millarayviera) el

Video Destacado