¿Molestia abdominal constante? Las claves para detectar si eres celiaca

Un estudio de la Fundación Convivir registró que el 1% de los chilenos es celiaco, sin embargo, se cree que son muchos más ya que es muy difícil el diagnostico de esta enfermedad.

Así lo afirmó la académica Sara Cisterna, de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Católica del Maule, sede Curicó, quien señaló que “esta es una enfermedad que aún no se pesquisa al 100%. A nivel mundial aproximadamente el 3% de la población es celíaca, pero solo un 10% es diagnosticado”, afirmó.

“Se diagnostica a cualquier edad y con una manifestación clínica más variable, ya no son los típicos pacientes con distención abdominal, diarrea y talla baja. En la actualidad las manifestaciones pueden ser gastrointestinales como extra intestinales, asociados principalmente a la malabsorción característica de esta enfermedad, lo cual dificulta aún más su diagnóstico porque muchas veces se tiende a asociar a otras patologías y se realizan diagnósticos diferenciados”, aseguró la académica.

Para resolver esta deficiencia, la docente Cisterna recomendó que “Se realice una búsqueda activa en la población chilena e identificar todas aquellas personas con factores de riesgo asociados como: síntomas que puedan deberse a enfermedad celiaca, familiares de primer grado de un celíaco conocido o personas que consultan por patologías de riesgo. De tal manera, de pesquisar precozmente a los pacientes celíacos y reducir las complicaciones asociadas a un diagnóstico tardío o a un mal tratamiento”, sostuvo.

Dieta versus recursos

Hoy en el mercado, cada vez hay más productos dirigidos a las personas celiacas. El problema es que pueden tener un alto valor asociado, lo que hace que muchas personas no puedan acceder a ellos.

Frente a este panorama, la nutricionista explicó que la recomendación básica, más que a comprar alimentos especiales, es a la correcta manipulación de alimentos y a evitar la contaminación cruzada con gluten.

“Utilizar alimentos que en su estado natural no contengan gluten; evitar los productos manufacturados; no emplear aceites con los que previamente se haya frito alimentos con gluten; no elaborar simultáneamente platos con y sin gluten, empezar siempre con el plato sin gluten; almacenar los alimentos sin gluten separados de los que contienen gluten; etiquetar correctamente los alimentos sin gluten, para evitar confusiones y contaminaciones; limpiar muy bien las superficies de trabajo y los utensilios para cocinar; evitar la contaminación a través de la ropa de trabajo o de las manos y ante la duda de un producto que contenga gluten, no lo use”, aconsejó Sara Cisternas.

Asimismo, explicó que los pacientes celíacos deben evitar los alimentos con trigo, cebada, centeno y avena. “Por lo que, si no tienen acceso a productos del mercado sin gluten, pueden preparar sus propias comidas en base a cereales que no estén restringidos, como por ejemplo el arroz y variar con todos los otros grupos de alimentos que pueden consumir sin problemas como son frutas, verduras, lácteos, carnes o legumbres”, recomendó.

Riesgo de cáncer

Frente a la pregunta si es necesario hacerse exámenes preventivos en caso de colon irritable y otros síntomas, la nutricionista es categórica y afirmó que “Estas molestias no son manifestaciones normales de nuestro cuerpo, por lo que se deben considerar como una alerta de nuestro organismo que por alguna razón específica está reaccionando. Además, el colon irritable puede coexistir con una intolerancia a la lactosa y la enfermedad celíaca que puede producir como efecto secundario intolerancia; por lo que todos son diagnósticos totalmente relacionados y que, si no se tratan a tiempo y de manera correcta bajo la supervisión de un profesional, pueden desencadenar complicaciones graves que incluso gatillen un cáncer y posteriormente la muerte”, sentenció.

 

Video Destacado