¿Te duele la cabeza? 9 síntomas que no debes dejar pasar

Un dolor de cabeza puede tener diversos orígenes, desde falta de hidratación, cambios hormonales, consumo de ciertos alimentos o simplemente el aroma de un perfume. Los síntomas varían dependiendo de cada persona, no obstante, si el dolor es frecuente, se recomienda visitar a un especialista que pueda indicar un tratamiento idóneo, evitando la automedicación.

Detectando la causa del dolor

La cefalea representa uno de los dolores de cabeza más comunes, generalmente produce tensión alrededor de la cabeza, como un cintillo que nos estuviese presionando fuertemente, en algunas ocasiones ese dolor se expande, produciendo molestias incluso en los hombros. Entre las causas más comunes encontramos el estrés, los factores hormonales, alimentos como chocolates, frutos secos, quesos fermentados y el alcohol, entre otros.

La migraña o jaqueca, se produce por la inflamación de los vasos sanguíneos y las arterias del cerebro, se presenta con un dolor punzante e intenso, comúnmente se sitúa sólo en un lado de la cabeza, incluyendo el rostro, y suele estar acompañada de náuseas o –en ocasiones- vómitos y fotofobia, interfiriendo muchas veces en las actividades cotidianas e imposibilitando su ejecución. El tratamiento suele centrarse en la prevención del dolor, debido a que cada persona reacciona de forma diferente, el especialista recetará diversos medicamentos hasta encontrar la opción que se adapte de mejor forma al paciente.

¿Cuándo debo acudir a urgencia?

Por más común que pueda resultar un dolor de cabeza, existen señales que debemos considerar al momento de su ocurrencia de un problema de salud mayor:

– Dolor severo, repentino e inhabilitante

– Nula respuesta de analgésicos habituales

– Características del dolor diferentes a las habituales

– Confusión mental

– Pérdida de conocimiento

– Fiebre asociada al dolor

– Vómitos intensos

– Convulsiones

– Pérdida o trastornos de la visión

La Dra. Marianella Hernández, neuróloga de Clínica Ciudad del Mar, indica que los exámenes dependen directamente de la sospecha, entre los más comunes se encuentran los de Imagenología, como scanner de cerebro, angiotac de cerebro y cuello, resonancias de cerebro y angioresonancia de cerebro y cuello.

El tratamiento para el dolor dependerá directamente de la causa que lo esté gatillando, generalmente se aborda de manera integral, con énfasis en la prevención:

– Tratamiento médico diario y permanente, el cual puede extenderse por 3,6 o 12 meses, dependiendo de la evolución del paciente.

– Tratamiento médico para el dolor agudo en caso de crisis, donde se identifican los distintos escalones del dolor para el manejo oportuno.

– Identificación y manejo de los gatillantes del dolor.

Es importante recordar que para combatir un dolor de cabeza de origen tensional, podemos realizar ciertas prácticas que nos ayudarán, como dormir las horas necesarias, realizar ejercicios de actividad leve a moderada -a lo menos 2 veces por semana- hidratarnos correctamente todos los días, alimentarnos de manera saludable sin saltarnos comidas y realizar actividades que permitan distraernos.

Video Destacado