Hacen llamado por peligroso juguete de moda entre niños que causa serios daños a la salud

El “Slime” es uno de los juguetes de moda entre los niños. Se trata de una masa húmeda y elástica de consistencia similar al “moco”, que los niños pueden fabricar en forma casera siguiendo tutoriales que ven por Internet. El problema, es que muchas de las recetas indican el uso del bórax (borato de sodio) en la preparación del juguete, lo que llevó a la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) de España, a difundir una alerta internacional debido al aumento de las intoxicaciones en menores de edad por ingestión y heridas dérmicas provocadas por este compuesto.

La seremi Rosa Oyarce alertó sobre los problemas para la salud que motivaron la alerta internacional y la razón del retiro desde el mercado chileno: “Las organizaciones de padres y consumidores de España están preocupadas por el incremento de intoxicaciones relacionadas con el slime casero. Sabemos que el bórax es el causante de diferentes complicaciones, desde molestias estomacales hasta intoxicaciones severas si el químico se maneja de manera incorrecta, pero no sabemos qué sustancias o elementos están presentes en el slime que se vende en los negocios”.

Agregó que “los importadores y comerciantes deben disponer de la documentación de origen que acredite la inocuidad de este juguete y si estos certificados no vienen desde el país de origen, son los comerciantes los responsables de demostrar que los productos que venden son inocuos”.

La autoridad sanitaria retendrá los productos hasta que los comerciantes demuestren con análisis y ensayos de seguridad que el slime industrial es seguro.

El caso de la masa casera, Oyarce recomendó a los adultos supervisar a los niños en esta actividad: “Queremos hacer un llamado, especialmente a los padres o adultos responsables, a vigilar a los niños mientras elaboran este juguete en su casa, porque se han reportado accidentes donde niños han terminado con dolor abdominal, irritabilidad e incluso ataxia”.

La autoridad indicó que “el contacto directo con Bórax puede producir irritación de la piel, mucosas de los ojos, la nariz y el tracto respiratorio y la piel. La ingestión del bórax puede ser muy peligrosa; las dosis letales mínimas rondan entre los 2 a 3 gramos en niños menores de 5 años, de 5 a 6 gramos en niños entre los 5 y 10 años y de 15 a 20 gramos en adultos. A pesar de estos antecedentes, se ha observado que pacientes pediátricos han sobrevivido con soporte de funciones vitales incluso con dosis de 20 gramos y adultos con dosis de 297 gramos, por lo tanto la dosis letal de bórax dependerá de cada caso”.

Ante cualquier accidente, Rosa Oyarce recomienda: “Si usted detecta una irritación en la piel de su hijo, tras la elaboración de slime con bórax, hay que lavar la piel con abundante agua y jabón mientras se remueve la ropa contaminada, acudir inmediatamente a un médico y lavar la ropa antes de volver a usar. Si se ingiere el bórax por accidente y la persona está consiente, se le debe dar entre 2 a 4 vasos de leche o de agua e inducir al vómito metiendo un dedo en la parte posterior de la garganta, inclinando la cabeza por debajo de las caderas para prevenir la aspiración en los pulmones, y conseguir una pronta atención médica”.

En el procedimiento, también se hallaron los juguetes llamados “crescencios”, figuras de hidrogel que crecen con el agua hasta nueve veces su tamaño original y que pueden representar un peligro de asfixia y de obstrucción intestinal si se tragan.

Oyarce hizo un llamado general a los adultos que están pensando en comprar algún regalo para los más pequeños: “Le pedimos a los padres para que cuiden a sus hijos. Lo barato puede costar caro y comprar juguetes que no están debidamente rotulados, o en el comercio informal, puede poner en riesgo la integridad de sus niños. Compre siempre en locales establecidos, ya que este tipo de comercio es fiscalizado constantemente por la SEREMI de Salud garantizando que se cumplan con los estándares de calidad”.

Video Destacado