Incentiva la creatividad de tus hijos reciclando ¡Mira!

El juego es clave en la formación y desarrollo de los niños. Sin embargo, qué utilizan para jugar puede hacer la diferencia. Así lo cree la académica Dra. Sandra Castro, de la Escuela de Educación Parvularia de la Universidad Católica del Maule, quien hace una invitación a los padres a reutilizar, especialmente este mes en que se celebra el Día internacional del Reciclaje.

“A todos los niños les gustan los juguetes de todo tipo, pero muchos gozan más con el papel de regalo con que se envuelve o con la caja de estos. ¿Por qué ocurre? El niño disfruta de lo sencillo, le atrae las cosas simples, le gustan las sensaciones que producen, sonidos, rotura fácil, movimiento simple, posibilidades de imaginar; además, tiene necesidades simples y espera tener muchas oportunidades de acción, más que un juguete especifico (que puede ser sofisticados, pero se le agotan las posibilidades)”, explicó la académica.

Por eso, la docente propone una manera fácil y amigable con el medioambiente para jugar con los niños. Los materiales reciclados son ideales para la elaboración de juguetes, explicó la educadora, indicando que “se pueden utilizar recursos artificiales e industriales, los cuales son una fuente inagotable a merced de la creatividad de sus hijos, son baratos, pueden ser trasformados con un fin lúdico, con grandes posibilidades, solo hay que brindarles un poco de pegamento, tijeras, pinceles y pinturas si lo requieren. Y una idea muy trascendental para el proyecto de sus hijos es involucrarse como adulto facilitador o mediador y luego parte de sus juegos”, invitó Dra. Castro.

Entre los recursos podemos mencionar envases de plástico, tubos de papel higiénico y toalla de cocina, tapas, cajas de cartón y tetra pack (leche, jugos, yogurt), palos de helados, cucharas de plástico, papeles, afiches, diarios y revistas, bolsas plásticas, vasos y platos de cartón o plástico, botellas, chapas, géneros, cajas metálicas, trozos de mangueras, lazos o cuerdas,

Naturaleza curiosa

Y agrega que “Los niños son curiosos por naturaleza y no controlan bien sus movimientos y/o fuerza, pueden romper los materiales reciclados o los juguetes ya confeccionados con éstos; si así ocurre, la solución es reemplazarlos y ya, toman otros y los manipulan a voluntad. Además, al ser de bajo costo y de estar en casa, evitan la frustración del menor si se malogran”, expuso.

Finalmente, explicó que “Es trascendental resaltar que la utilización de material reciclados de casa puede conllevar a una cultura ecológica, el adulto puede ser un modelo de referencia, al reutilizar lo desechado, que aún tiene vida útil, bajo la premisa de “beneficiar al medio ambiente y al ser humano, usando menos materia prima, fabricando nuevos productos y preservando la naturaleza”, puede ser una actividad para dar a conocer la utilidad e importancia de reciclar, reutilizar y reducir; hábito que será valorado por los demás y será un gran aporte y beneficio para nuestro planeta, acorde a la necesidad de la sociedad actual”, dijo.

Video Destacado