Ludopatía infantil: Las señales a las que debes estar atenta

Aunque aún no es un concepto definido por los manuales de psiquiatría, la ludopatía infantil ya se ha vuelto una realidad entre los niños de Chile y el mundo. Con el desarrollo de la tecnología, cada vez es más común que la entretención o el tiempo libre de un menor se vea consumido por videojuegos, internet y pantallas en vez de libros o actividades en el exterior. La psicóloga de Centros Médicos Vidaintegra, Karina Navarro, explica cuáles son las consecuencias de esta tendencia en la salud de los más pequeños del hogar y entrega recomendaciones para identificar estas conductas.

A finales del año pasado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que reconocerá por primera vez que el trastorno por videojuegos es una enfermedad mental. Es que las cifras son preocupantes: se estima que en promedio, los niños destinan cuatro a cinco horas a este tipo de actividades diariamente. “Lo más lamentable es que mientras los padres duermen, muchos menores prenden sus celulares y juegan o siguen en las redes sociales”, advierte la psicóloga infantil de Centros Médicos Vidaintegra, Karina Navarro.

En este contexto, aparece el concepto de ludopatía asociado a menores de edad, que se define como el juego compulsivo que causa deterioro social. La especialista indica que, aunque la adicción a los juegos en niños aún no está registrada en manuales de psiquiatría, se pueden señalar algunos síntomas a los que deben estar alerta los padres:

– Un menor que juega sin respetar los horarios impuestos por su familia y que puede pasar largos períodos de tiempo jugando.

– Niños que en ocasiones evitan ir al baño para seguir en los videojuegos, reteniendo deposiciones y orina.

– Jugar dejando de lado responsabilidades como estudiar y ayudar en casa.

– Preferir consolas, celulares o videojuegos antes que juegos con interacción social.

– Estado de aburrimiento frente a otras actividades, no encuentra divertido salir en familia, compartir con amigos y no disfruta juegos típicos sociales o individuales.

Internet, las pantallas y sobre todo los videojuegos, hoy presentan un alto atractivo para los niños, ya que incluyen acción, color, movimiento, satisfacción, premios e incluso dinero ficticio para canjes dentro del mismo juego. “Existen casos en que los padres hacen uso de la tecnología para dejar a los menores momificados y ellos poder hacer uso de su tiempo”, explica la psicóloga infantil.

Las consecuencias

Este patrón de comportamiento de juego recurrente puede causar variadas secuelas en la vida cotidiana del menor, desde el deterioro de sus relaciones sociales y familiares hasta disminución del control de sus impulsos. “Se identifican reacciones de ira, explosividad y problemas conductuales”, detalla Karina Navarro, y agrega que la ludopatía infantil puede derivar en desmotivación escolar, bajo interés por actividades con amigos y trastornos del sueño.

En caso de que el menor muestre síntomas de adicción se recomienda empezar con psicoeducación a los padres y terapia sistémica familiar. Si se observa ansiedad excesiva, reacciones compulsivas o trastornos de la conducta en el niño, es importante derivar a un psiquiatra infantil para evaluación y tratamiento con fármacos.

Recomendaciones

Para cuidar la salud de los niños y evitar la ludopatía infantil, la especialista entrega las siguientes recomendaciones:

– Mantener control sobre el uso de videojuegos y asignar tiempos de juego, no dar libertad en esta área.

– En menores de 7 años, no permitir más de 30 minutos en videojuegos, internet o cualquier tipo de pantalla. En mayores de 7 años puede ser máximo una hora al día.

– Priorizar actividades al aire libre y juegos donde los niños interactúen con sus pares y familiares.

– Evitar que lleven el celular al colegio, para que no jueguen con el dispositivo durante los recreos y los traslados a la casa.

Video Destacado