¿Qué hacer si mi hijo me pega cuando tiene pataletas?

Aproximadamente a los dos años, los niños comienzan a tener más independencia y con ello también llegan las temidas rabietas o llamados berrinches. Si bien son normales, lo cierto es que la actitud que tú tengas será cómo lo enfrentará tu hijo de aquí para delante.

Según señaló la experta Alejandra Libenson a Planeta Mamá, “los niños de esta edad necesitan constatar y asegurarse de que aún son chiquitos y que hay cosas que pueden y muchas otras que no pueden hacer”.

“Cuando nuestro hijo se enoja, generalmente es cuando una situación lo supera, y no soporta no poder o que no lo dejen hacer lo que quiere. Es así que hace un berrinche, o se defiende primitivamente, porque aún no tiene las palabras para expresar su descontento o su bronca. Es una expresión inmadura de las emociones, pero normal para la edad”, precisa.

La especialista sostiene que “como padres, primero tenemos que entender esto, y no enojarnos con su enojo. Debemos aprender a sobrellevarlo con firmeza, paciencia y tolerando y sosteniendo el límite que pusimos, y no echarse atrás. No reaccionar inmediatamente, pero sí, mantener el no”.

Lo principal, señala, es “no permitir que muerda o pegue y especialmente hablarle mucho y decirle lo que esperamos de él”. Añadiendo que “algunos chicos, luego del berrinche, necesitan que los abracen, otros no quieren que los toquen ni los miren. Habrá que esperar”.

 

 

Video Destacado