¡Cuidado, de seguro que ya lo hiciste! Este es el peor error en la manicure

Nos convencieron que debíamos hacerlo de esa manera, pero expertos piden olvidarse porque puede causar infecciones.

¿Sabes de qué se trata? Cuando vamos algún centro para realizarnos la manicure o en casa, seguramente sientes que la cutícula se ve horrible y la cortas. ¡Gran error! Las cutículas están ahí para proteger a la uña de ciertas infecciones, polvo, etcétera. Además, cuando las cortas, aumentan las posibilidades de que tengas esos molestos padrastros.

Peor aún, cuando se corta la cutícula, el cuerpo cree que debe defenderse de esa agresión y actúa creando más cutícula, más rápido…un círculo vicioso. Desde ahora, mantenlas hidratadas a diario y, una vez a la semana o cuando lo requieras, tíralas hacia atrás delicadamente, con el típico palito de madera para manicure. Solo si ves un padrastro rebelde y molestoso, puedes cortarlo.