Incluye estos vegetales en tu dieta y no necesitarás el sol para estar perfectamente bronceada

Productos que contienen vitaminas Betacaroteno y Alfacaroteno, precursoras de la vitamina A, que protegen la piel de los daños solares e incrementan la formación de melanina, defensa que tiene el cuerpo para protegerse de las radiaciones del sol.

Se acerca el verano y también los deseos de muchas de lucir un bonito color en la piel… Y lo cierto es que podemos ayudar a que ello ocurra, pues existen ciertos tips relacionados con los alimentos que pueden ayudar a conseguir un buen bronceado, sin correr riesgos en la salud, ni lesiones inmediatas o posteriores.

La clave, como ya se mencionó, está en la alimentación. Se debe incluir en la dieta diaria: Espinacas, lechuga, mango, kiwi, zapallo o zanahoria, ya que esos alimentos ayudan a broncear la piel, a veces –incluso- sin necesidad de exposición al sol.

Esos productos contienen las vitaminas Betacaroteno y Alfacaroteno, precursoras de la vitamina A, que protegen la piel de los daños solares e incrementan la formación de melanina, defensa que tiene el cuerpo para protegerse de las radiaciones del sol.

Científicos de la Universidad de Bristol, Reino Unido, publicaron un estudio acerca del tema, en la revista “Evolution and Human Behaviour”. De acuerdo con ellos, los Carotenoides que aportan esas frutas y verduras son antioxidantes, las que además de mejorar el sistema inmune, contribuyen a que la piel adquiera un tono más dorado.

Los investigadores demostraron que comer frutas y verduras es el mejor modo de conseguir un aspecto saludable y un mejor bronceado. “Muchas personas creen que el único modo de conseguir una piel bronceada es tomar el sol, pero comer abundantes frutas y verduras resulta incluso más efectivo”, comentaron.

DEFIENDETE DE LOS RAYOS UV

Controlar la exposición al sol no siempre es posible. Pero sí se puede proteger la piel y defenderse de los rayos UV, por ejemplo, consumiendo alimentos que contengan Astaxantina, junto a una dieta rica en antioxidantes proveniente de vegetales frescos y crudos.

Eso le ayudará a combatir los radicales libres provocados por el daño solar y a prevenir tanto quemaduras como riesgo de cáncer.

¿Dónde encontramos la Astaxantina? En algunos pescados, que son fácilmente distinguibles debido a su pigmentación roja, entre ellos la trucha arco iris, salmón rojo, salmón rosado y el besugo rojo. También son una rica fuente las langostas, cangrejos y camarones. Pero además se puede obtener de los pimientos rojos, zanahorias, tomates y rábanos. Además, hay otras frutas y verduras de color rojo, que contienen pequeñas cantidades de Astaxantina.

Para ser bella “ya no hay que ver estrellas” ni poner en riesgo la salud. Eso es cosa de un pasado ya lejano. La clave para que todo sea saludable está en una alimentación adecuada e indicada para cada quien, según sus propis necesidades.

Por Dra Angélica Orjuela. Coach de Alimentación y Belleza Natural. Directora de Mediser.