ATENCIÓN…La maternidad nos hace a las mujeres más inteligentes…era obvio

Algunas mujeres se quejan de su falta de concentración y memoria al momento de tener a su bebe y tiempo después de tenerlo.  “Parece que nos hubiésemos vuelto tontas al convertirnos en madre”, pero nada más alejado de la realidad.

Katherine Ellison una periodista americana premiada con el premio pullitzer, publico un libro llamado “El cerebro de mamá”, con el cual erradico ese estigma de prejuicio social donde se asocia a la maternidad con torpeza mental.

En general dicho estudio podría ser algo al que la sociedad ha llamado como “instinto maternal”, y es que ciertos estudios demostraron que el cerebro de la mujer al momento de convertirse en madre se encoge, pero dicho “encogimiento” ayuda a la estructuración del mismo, pues aumentan considerablemente todas aquellas conexiones neuronales en áreas como el hipocampo (centro dedicado a la memoria emocional), en pocas palabras así como el cuerpo de la madre reacciona con una serie de cambios, el cerebro a su vez se prepara para asumir la responsabilidad y garantizar la supervivencia del nuevo ser. Así que, si el cerebro se reforma, la madre no puede ser menos inteligente.

Uno de los principales cambios producidos, es en los sentidos, los sentidos de la madre se agudizan para estar más alertas a los hijos e hijas, todo esto, debido a la hormona prolactina, sucede con el olfato, y la audición, por ejemplo, toda madre es capaz de reconocer el llanto de su bebe entre diferentes llantos. El sentido del tacto pasa a ser el más importante, la córtex cerebral dedicada al tacto cambia al momento de la maternidad, de esta manera cuando una madre toca a su hijo, puede recibir información muy valiosa, como es, que siente, y de esta manera se potencia el vínculo entre madre e hijo.

Además, por si fuera poco, se convierten en las mejores aprovechando el tiempo. Las madres se convierten en las reinas de las multitareas, es normal que el típico día de una madre se pase en, hacer las camas, preparar las comidas, una que otra lavadora, llevar los niños al colegio, y todo esto con la mayor eficiencia, y priorizando siempre las necesidades de los hijos. ¡Se aprovecha el tiempo al segundo!

Y continúan las buenas noticias, por otro lado, durante el periodo de crianza, específicamente durante la lactancia, el cuerpo segrega las hormonas oxitocina y prolactina, las cuales reducen los niveles del estrés. También gracias a la hormona prolactina, que funciona a nivel cerebral como neurotransmisor, las madres son más valientes, así que podemos decir con suficiente base que la maternidad las convierte en súper mamás.

Seguramente, la mente de una madre no está para memorizar o acordarse de ciertos detalles que son superfluos en comparación con cuidar de su bebé, su cerebro está muy ocupado. Tiene un objetivo de mayor trascendencia: criar a un ser humano.

 

Video Destacado