Cómo calmar a un bebé con cólicos

Ojo familiares y amigos: Sigue estos consejos antes de visitar a un recién nacido

Los cólicos del lactante ocurren desde que el bebé nacido a término tiene unas dos semanas (si es prematuro puede tardar un poco más) hasta que tiene de tres a cuatro meses. Aunque no se da en todos los bebés es bastante común que los pequeños lo sufran, y también los padres, que se sienten impotentes ante estas circunstancias ya que el llanto del bebé parece inconsolable.

Cuando un bebé tiene cólicos puede estar llorando hasta tres horas seguidas, tres días a la semana y durante tres meses seguidos. Los cólicos son muy dolorosos y los pequeños parece que no pueden ser consolados con nada.

Arquearán la espalda, se pondrán rojitos, apretarán los puños y subirán las piernas hacia el vientre a causa del dolor tan intenso que pueden estar sintiendo en cada momento.

Son muchos los padres que se sienten desesperados al ver a su pequeño bebé pasando por tanto sufrimiento sin poder hacer nada al respecto. Creen que los cólicos simplemente ‘se pasan’ y que tienen que dar amor a su bebé para que se sienta reconfortado o dejarle llorar porque ‘no se puede hacer nada’. Dejarle llorar solo no es una opción, puesto que el bebé necesita el calor y confort de sus padres.

Aunque no hay ningún consejo que pueda funcionar para todos los bebés porque cada bebé es un mundo y el dolor de los cólicos puede variar de uno a otro, es importante tener presente que sí que existen algunos consejos para poder calmar los cólicos del bebé.

Aunque el dolor no se marchará del todo, tu pequeño se sentirán más calmado y reconfortado gracias a ti y por tanto, el llanto podría disminuir también. Algunos consejos son:

La mayoría de los niños que sufren cólicos tienden a calmarse después de que se balanceen en una mecedora, en una cuna o en el regazo de sus padres.

Algunos bebés se sienten mejor cuando son llevados con un pañuelo grande delante de tu vientre. Gracias a tu movimiento puede ayudarle a sentirse más calmado.

Se puede sentir más consolados cuando los sujetas firmemente o los envuelves en una cálida manta.

Algunos padres encuentran que sus bebés se sienten consolados con un paseo en el coche gracias a las vibraciones que sienten en su barriguita.

Masajear la barriga de tu bebé suavemente también puede ayudar. Hacer un masaje en la zona del intestino grueso en el sentido de las agujas del reloj puede ayudar a aliviar el dolor.

Sonidos monótonos o la música puede ayudar a calmar a algunos bebés en ocasiones. También puedes elegir cantar a tu bebé una canción de cuna o relajante.

Es importante que el bebé beba la leche lentamente y que eructe con frecuencia después de cada toma.

Si tu bebé tiene cólicos y bebé leche de fórmula, deberás probar con una marca distinta.

Es importante que el bebé esté sentado o en posición semi sentado cuando se está alimentando.

Aunque los cólicos son muy habituales en los bebés de más de dos semanas de vida, es posible que sientas cierta incertidumbre o que no sepas bien cómo reaccionar al ver que tu bebé no cesa en su llanto a causa del malestar.

En este sentido, puede que una buena solución sea buscar ayuda médica y acudir a tu pediatra. Pero, ¿cuándo tienes que buscar ayuda médica por causa de los cólicos?

Si tu bebé pierde o comienza a aumentar de peso

Si no le gusta que le toquen o le sujeten

No quiere amamantar el pecho o tomar el biberón

No se puede calmar ni aunque sea un par de minutos

Tiene gritos que suena inusuales o parece que son de auténtico dolor

Tiene dificultades para respiar

Tiene sangre en las heces o diarrea

Duerme más de la cuenta o está menos alerta que de costumre

Come menos de lo habitual

Vomita

Tiene fiebre

Video Destacado