Cuidados que se recomiendan tener en casa cuando el bebé comienza a gatear

Nuestro bebé esta creciendo, y ya llega ese momento donde comienza a desplazarse por toda la casa. Por esta razón debes tomar en cuenta ciertos detalles para el cuidado de tu hogar.  Te damos algunos tips para cuando llegue el preciado momento ¡Toma Nota!

Los padres estamos ansiosos desde el nacimiento del bebé, cuando nacen esperamos ansiosos el momento en que nos reconozca, cuando ya nos reconoce esperamos a que pueda sentarse y levantar su cabecita, y cuando esto sucede ahora esperamos que llegue el momento de gatear.  Es en este momento de su crecimiento es en el que por primera vez debemos pensar en los límites. ¡Te contamos qué debes tener en cuenta para que tu bebé gatee de forma segura!

Una de las claves para ser una madre o un padre consciente es saber establecer un equilibrio entre la libertad que le damos a nuestros hijos y los límites que ponemos para ayudar en su desarrollo como personas. Esto comienza a ponerse en juego cuando nuestro bebé se puede desplazar por su cuenta sea de la manera que sea. Por primera vez nuestro hijo descubre que ya no depende de nosotros para todo, se da cuenta de que si quiere tomar un juguete o acariciar al perro, solo debe mover el cuerpo y hacerlo.

Como padres pasamos en este momento a tratar de medir hasta donde dejarlo ser y hasta dónde ponerle el límite físico para que no se desplace hacia ciertos lugares de la casa. La clave es poner el límite en aquellas cosas que pueden ser peligrosas para el bebé. Todo lo demás, si lo estamos mirando, lo deberíamos dejar hacer. Es la manera en que se va a desarrollar plenamente a nivel motriz. El detalle está en que este sistema necesita de nuestro tiempo y atención, dedicación exclusiva a nuestro bebé para que pueda investigar por sí solo pero con nuestros ojos en su espalda. Va a querer coger todo, es necesario estar atentos.

En principio se debe tomar en cuenta, cuales son esos lugares de la casa que representan mayor peligro. En general estos lugares son la cocina, el parque y los baños. Puede suceder que en el salón o el comedor haya algunos escalones, por lo que se sumarían a esos espacios que yo llamo ¨de precaución¨. No significa que el bebé no tenga que tener acceso alguno a estos lugares, ya que probablemente con ese concepto tendríamos a nuestro bebé adentro de la cuna o en su silla todo el tiempo, previniendo así que se lastime o se golpee.

Lo ideal es que el bebé tenga en principio un espacio seguro por donde moverse con libertad. De esa manera va a poder elegir hacia donde desplazarse y comenzar a hacer sus intentos de sostenerse con muebles o con la misma pared cuando el momento llegue.

Si la casa tiene más de un piso, hay que tener mucho cuidado con las escaleras. No dejarlo solo nunca en esos espacios, pero sí acompañarlo en su prueba y error. Cuando menos lo esperes tu bebé va a estar subiendo las escaleras solo, siempre contigo atrás para atajarlo en caso de que pierda el equilibrio.

Otro punto a tener en cuenta son los enchufes. Hay que observar que el bebé no tenga acceso a ellos, y si lo tiene, entonces comprar los protectores , son muy económicos y eliminan un riesgo. Puede pasar que el bebé acceda a aparatos enchufados y trate de desenchufarlos, en esos momentos no queda otra opción que estar mirándolo y poco a poco enseñarle el NO, que ya lo entienden, lo que no significa que hagan caso. Es un momento de muchísima curiosidad y van a querer tocar todo lo que puedan. Hay que tener cuidado con no usar el NO demasiado y que pierda sentido. Como en todo, hay que lograr un buen equilibrio.

Reorganizar los espacios para prevenir accidentes 

 

Durante esta época de la vida del bebé tal vez haya que hacer algunos cambios en el mobiliario de la casa previniendo posibles accidentes. Si hay un televisor pantalla plana, que pesan poco y son fáciles de mover, conviene sacarlo del espacio donde el bebé tiene libertad de movimiento para no tener sorpresas.

Si tiene acceso a elementos enchufados, tiene por lo tanto acceso a cables e incluso a aparatos electrónicos que pueden terminar en el piso si nuestro bebé tira de los cables. Lo mismo sucede con los adornos y manteles. Tal vez sea conveniente hacer un cambio de concepto de la decoración y quitar todos los elementos de donde el bebé pueda agarrarse o colgarse. Podría romper cosas y si son de vidrio, por ejemplo, podría ser un accidente evitable con consecuencias muy negativas.

En la cocina hay que redistribuir elementos. Por ejemplo, las botellas de vino que guardamos para invitar a amigos hay que ponerlas en alto. Lo mismo sucede con elementos cortantes y de vidrio, con los productos de limpieza, velas, tapas pequeñas que pueda llevarse a la boca, etc. Nada de esto puede estar al alcance del bebé. Nuestra pequeña criatura va a probar abrir todos los cajones y puertas que encuentre en su camino, así que hay que estar muy atento con lo que se pueda encontrar del otro lado.

Cuando el bebé ya tiene cierto dominio de su cuerpo y comienza a ponerse de pie apoyado en algún objeto es probable que quiera empezar a trepar también. Esto es importante tenerlo en cuenta sobre todo si en casa hay balcones a los que el bebé pueda acceder. Hay objetos que son potenciales escaleras para que el bebé se eleve del suelo.

Parece difícil pero a fin de cuentas no lo es, solo demanda un poco de tiempo para reorganizar los espacios. Estar al lado de nuestro bebé cuando comienzan sus aventuras de gateo es realmente importante ya que comienza a gestarse una relación que va a necesitar del mayor equilibrio posible entre dejar que nuestro hijo sea libre e imponerle ciertas restricciones. Este balance va a ser la base de seguridad que el niño necesita para crecer y ser autónomo. Sin duda, es un camino hermoso para recorrer de la mano de tu bebé. ¡Disfrútalo!

 

Video Destacado