La importancia de mirar a tu bebé cuando lo estás alimentando

En la etapa de bebé es muy importante establecer un vínculo de apego entre madre e hijo que se construye con la suma de pequeños detalles que “van forjando una construcción sana del autoconcepto, autoestima y seguridad”.

Es como, en el principio de todo, hacer saber al bebé que tiene quien cuide de él, que mamá está ahí para cuando haga falta, aprovechando el momento de alimentarle para decirle cositas, mirarle, hablarle y establecer una comunicación verbal y no verbal que le haga saberse querido.

Algunos trastornos que se presentan en la vida adulta pueden tener sus raíces en este tipo de vinculaciones defectuosas realizadas durante los primeros seis meses de vida. Por tanto, no solo es necesario realizar los cuidados relacionados con el bienestar físico (comida, abrigo, aseo, limpieza o descanso) sino que también involucra los estímulos afectivos benignos o positivos.

Las miradas, el tono de voz, las caricias…

Durante mucho tiempo se nos ha dicho a los padres que no hay que abusar en nuestro papel de padres que dan amor a sus hijos.

En una confusión con el tipo de paternidad que consiente todo al niño y que incluso da al niño todo lo que quiere cuando ello supone actuar de manera injusta, de manera poco ética o en contra de los deseos paternos (cuando los padres hacen lo que pide el niño pero sienten que no deberían hacerlo), el amor ha sido considerado también algo a limitar: “no hagas todo lo que pide, no te conviertas en su sirviente, y no le des todo el amor que te pida”.

La realidad es que la norma es mucho más simple: “no hagas todo lo que te pide si eso supone un problema para ti o para alguien, o si te parece que es injusto, no te conviertas en su sirviente, sino en su mentor y acompañante en la vida, y dale todo el amor que te pida y sientas”. Ah, y sentido común… intenta hacer lo que sientas que es mejor, lo que te nazca del corazón, y difícilmente te equivocarás.

Por eso es importante mirar al bebé, hablarle con un tono de voz dulce, acariciarle y abrazarle.

Pero … ¿Y si la madre habla con alguien más o mira el móvil?

Las madres no deben caer en el error de asumir la lactancia  solo como un derecho de la madre, sino, también como un derecho del niño a ser alimentado, mimarlo,consentirlo, el bebé debe sentirse querido mientras se está alimentando.

Pero es que además todo depende de la relación que exista entre la madre y el bebé. Si hablamos de un bebé que duerme sus horas normales, y solo se despierta para ser amamantado y durante todo el rato esta despierto y mirando a su mamá, esto facilitara mucho más las cosas a su madre. Claro que esto puede cambiar, en la mayoría de los casos no suele ser de esta manera.

Así que todo va a depender del comportamiento de tu bebé, si tu caso es el típico caso del bebé que no se duerme con nada, duerme a todas horas y es difícil de entretener pues esto va a suponer un reto mayor para ti a la hora de formar el vinculo con el bebé durante el momento de su alimentación, más caricias, abrazos, palabras tiernas y así de a poco iras avanzando.

 

Video Destacado