¡Cuidado, mamás! 10 valiosos tips para bañar a los bebés en la piscina o en el mar sin sufrir inconvenientes

¡Son muy importantes para el cuidado del menor!

Se acerca el verano y las madres saben muy bien que es época en que los bebés pueden disfrutar de la piscina, el mar y del agradable clima estival. Si bien lo habitual es utilizar pañales para que los niños se puedan bañar sin inconvenientes, lo cierto es que un novedoso método les ahorrará más de un dolor de cabeza.

Se trata de los nuevos Huggies Little Swimmers, trajes de baño desechables que no se hinchan como los pañales normales al entrar en contacto con el agua, y que ahora incluyen divertidos y exclusivos diseños de “Buscando a Dory” de Disney.

Sin embargo, para que tu bebé esté siempre seguro, mira estos 10 consejos para no sufrir inconvenientes:

1 - Es recomendable el ingreso al agua en el momento del día en que el niño no tenga hambre o sueño, idealmente en la mañana. De esta manera se evitará que se sienta incómodo con el agua.

2- Se debe intentar que al momento de ingresar al agua, no haya niños gritando o jugando, de esta manera se evita que pueda asustarse y asocie el agua con una mala experiencia.

3- Si el bebé aún siente algo de temor por la piscina o el mar, se debe acompañar y hacer que vaya sintiendo el agua, mojando primero los pies, después las piernas y los brazos y luego meterlo poco a poco.

4- ¡El juego siempre es importante! Jugar con el bebé permitirá que él tome confianza y se sienta más seguro en el agua.

5 - Llevar los juguetes favoritos a la piscina o a la orilla ayudará a mejorar su psicomotricidad y potenciará su estimulación.

6- Los bebés pierden calor rápidamente, por lo que, al salir del agua, se debe cubrir con una toalla y secarlo cuanto antes.

7- Cada bebé es único, como lo son sus gustos. Se deben respetar los tiempos y particularidades de cada uno.

8- Es indicado el uso de flotadores, especialmente las “alitas” siempre y cuando sean vigilados de cerca por un adulto. Esto permitirá que el bebé mueva con mucha más libertad sus brazos y piernas, lo que le dará más confianza en el agua.

9- La piel del bebé es muy sensible, por lo que es ideal mantenerla siempre hidratada con protector solar especial para bebés, para evitar quemaduras.

10- La actividad en el agua es muy intensa, por lo que el bebé podrá terminarla con hambre y sueño. Es importante alimentarlo y dejarlo descansar después del baño.