Cote López genera controversia por este comentado acto en pleno periodo de lactancia ¡Dio consejos!

No dejó a ninguna madre indiferente.

María José López nunca pasa inadvertida. Y es que la esposa de Luis "Mago" Jiménez volvió a sorprender a su fanaticada en Instagram al publicar una imagen que generó bastante controversia en la red.

¿La razón? La ex chica Morandé se hizo un tatuaje a poco más de dos meses de haber dado a luz y en plena época de lactancia. Si bien ella misma dio consejos a las madres que quieren tatuarse para que la tinta no afecte a los menores, lo cierto es que hubo voces que condenaron el hecho.

“A las mamás que quieran tatuarse, se sacan harta leche antes de hacerlo para darles y las leches de después las botan. Aunque la verdad, es la nada misma de tinta, no pasa ¡nada!”, escribió la rubia.

Añadió que “el problema sería una infección y tener que tomar antibióticos pero al menos yo ya tengo muchos y nunca he tenido ningún problema”.

Pero... ¿Es riesgoso? Según señaló la organización E-Lactancia, perteneciente a la Asociación para la Promoción e Investigación científica y cultural de la Lactancia Materna,"es preciso un buen control sanitario al hacerse el tatuaje para evitar la transmisión de enfermedades como hepatitis B, hepatitis C o SIDA. Por seguridad, los bancos de sangre y muchos bancos de leche no aceptan donaciones hasta pasados 4 a 12 meses de la realización de un tatuaje. Por ese motivo, algunos autores aconsejan esperar a finalizar la lactancia".

Añaden que "aunque los pigmentos y sustancias que se inyectan en el tatuaje pueden ser tóxicos, quedan retenidos bajo la piel y no pasan a sangre, por lo que tener un tatuaje antiguo o realizarse uno durante la lactancia, no la contraindica siempre que se cumplan las normas higiénico-sanitarias que aseguren la no transmisión de enfermedades infecto-contagiosas.

Además, desde la organización mencionan que "las cremas anestésicas y las antisépticas y antiinflamatorias que se emplean antes y después de los tatuajes son compatibles con la lactancia, así como medicamentos para el dolor como paracetamol o ibuprofeno".

Pero lo que si advierten es que "no se aconseja el tatuaje en el mismo pezón por el riesgo de que el lactante pueda llegar a absorber pigmentos que sean tóxicos".