8 consejos eficaces para calmar el llanto de los bebés ¡Funcionan!

La forma que tienen los niños de comunicarse es través del llanto, por ende hay que aprender a lidiar con los requerimientos del bebé y saber advertir qué es lo que quieren.

Convertirse en madre es una de las cosas más bellas que le puede suceder a una mujer. Sentir a tu hijo durante nueve meses dentro de ti y luego conocerlo es una experiencia maravillosa que solo las mujeres -a diferencia de los hombres- pueden experimentar.

Sin embargo, luego del parto no todo es color de rosa, hay que aprender a lidiar con los requerimientos del bebé, y uno de los momentos más complicados es cuando llora, ya que hay que saber advertir las señales que nos está entregando, puesto que el niño lo hará cuando tenga hambre, ensució el pañal o se sienta incómodo.

"El llanto es el lenguaje de la guagua para comunicarte que necesita algo. Poco a poco lo vas a entender y aprenderás distinguir sus causas", consigna la página del gobierno Crececontigo.cl, y tiene mucha razón, ya que el hambre, la necesidad de contacto físico, el sueño, un pañal sucio, la ropa muy apretada o solo porque está aburrido, el bebé intentará llamar tu atención a través del llanto.

Pero ¿Qué hacer en estos casos para calmar al niño? Crece Contigo indica 8 formas para controlar el llanto de los bebés. ¡Conócelos!

1. Amamantarle: Puede que el bebé tenga hambre y te lo está haciendo saber.

2. Tomarle en brazos y acunarle: Usar un portabebé ergonómico para que esté como en brazos y puedas realizar otras actividades a la vez.

3. Darle su tuto: o también puede ser su peluche preferido y hacerle dormir. 

4. Cambiar ropa, abrigar/desabrigar: Hay que ver los cambios de temperatura y advertir si el niño está transpirando mucho o está pasando frío.

5. Cambiarle pañales: Chequear cada dos horas si su pañal está sucio.

6. Hacerle “botar chanchitos”: Luego de amamantar es vital botarle los "chanchitos" para que no estén incómodos.

7. Acompañarle, arrullarle, hablarle: a los bebés les encanta que les conversen, sobre todo si es su madre.

8. Hacerle morisquetas: Entretener con tu cara, pasearle, mostrarle su ambiente, colores, un móvil o un juguete que llame su atención.

Sin embargo, a pesar de haber realizado todos estos consejos tu bebé sigue llorando, puede que se trate de algo más que un simple pañal sucio o de hambre, así que lo mejor es consultarlo de inmediato con tu pediatra.