¡Se pasaron! Los 6 antojos más insólitos de embarazadas ¿Los has tenido?

Una encuesta reveló los deseos alimenticios más raros de las futuras mamás.

No es para nada extraño que algunas mujeres experimenten ciertos antojos cuando están embarazadas, y que incluso ocurran a altas horas de la noche, haciendo más difícil la tarea de conseguir el ansiado alimento.

Según una encuesta realizada por Gurgle, reveló los más insólitos antojos que puede tener una futura mamá, y no pienses que es una simple fruta o comida chatarra, lo que reveló el estudio es realmente sorprendente.

Cabe destacar que cuando se tienen deseos de estos extraños antojos, se trata de un desorden alimenticio llamado “pica”. Según la página sanar.org “se trata de un trastorno alimenticio caracterizado por un deseo irrefrenable por comer o lamer sustancias que no son alimentos, no comestibles, como ser tierra, yeso, tiza, almidón, insectos, papel, detergente, etc”. ¿A ustedes les ha pasado?

A continuación revísalos:

1. Barro: Aunque suene increíble, a muchas embarazadas les da por comer barro, pero ni se te ocurra caer en tu antojo, ya que podría traerte complicaciones con tu embarazo.

2. Esponja: Sí, aunque no lo creas esponjas. Y es que su esponjosidad -valga la redundancia- ha seducido a varias futuras mamás que han caído en la tentación de comerlas. Muy extraño no cierto.

3. Carbón: Esa apariencia oscura y rocosa del carbón ha atraído a muchas mujeres, que no han aguantado las ganas de pegarle un mordisco, sin embargo es mejor que te alejes y pienses en otra cosa antes de aventurarte a comer carbón.

4. Pasta de dientes: Seamos francas... ¿A quién no le ha gustado el sabor de la pasta de dientes, incluso sin estar embarazada? Bueno, a mí sí, y a varias embarazadas también, pero la diferencia es que estas últimas se la comen, como si fuera un exquisita comida. ¡Muy raro!

5. Comer hielo: Aunque no es un antojo tan extremos como los demás mencionados, es el único que puede ser comido, eso sí, debes tener cuidado con tu dentadura.

6. Detergente: Al parecer es un antojo más común de lo que se piensa, de hecho hace algún tiempo salió un caso de una mujer que no paraba de comer detergente en polvo, así que si es tu caso, aléjate de todo aquello que sea para lavar.

¿Cuál ha sido su antojo más extraño?