¿La congestión no deja tranquilo a tu hijo? Aprende a minimizar las molestias con estos tips

La congestión nasal en los bebés es muy habitual, así que no te asustes. Con estos tips evitarás que tu pequeño no sufra tanto.

La congestión nasal es uno de los grandes enemigos de los bebés; sucede a menudo cuando están succionando pecho o tomando su biberón, se atoran y terminan con la nariz obstruida, provocando que les cueste respirar bien e instintivamente abren la boca para hacerlo, también ocurre con polvo, alergias, etc. 

Pero ¿Cómo podemos evitarlo? Acá te dejamos algunos sencillos tips para que puedas sortear estos pequeños problemas:

  • La pieza donde duerma y pase la mayor parte del día debe estar bien ventilada y limpia de polvo. Es muy importante que nadie fume alrededor del bebé.
  • El ambiente no debe ser demasiado seco ni tan húmedo. 
  • Si utilizas un humidificado, recuerda mantenerlo bien limpio para que no cree moho, ya que complicaría la congestión.
  • No uses ambientadores químicos ni productos de limpieza demasiado fuertes: Podrían producirle una reacción alérgica. Recuerda que los recién nacidos no tienen todas sus defensas al máximo, por eso son tan delicados.