¡Llegó el nuevo bebé! Evita que el hermanito mayor sienta celos con estos consejos

Ante la llegada de un nuevo integrante a la familia los más pequeños se pueden sentir celosos, revisa cinco claves para ayudar en el proceso

Es normal que con la llegada de un nuevo bebé, el hermano mayor sienta un poco de celos o que es desplazado, sin embargo, es tarea de los padres hacerlo sentir amado en todo momento, involucrarlo en las tareas que tengan que ver con su hermanito es la principal herramienta para que se adapten al nuevo integrante de la familia.

Algunos acaban de entrar en el colegio o la escuela infantil y ya están pasando por algunos cambios complicados; algunos se han separado por primera vez de mamá durante algunos días, por el parto, y se sienten extraños, en una dinámica que desconocen; y algunos no llegan a los dos años de vida, o no tienen mucho más de esa edad y no llegan a racionalizar lo que significa la llegada de un nuevo bebé, por poner algunos ejemplos.

Con estos consejos podrás tomar en cuenta lo que debes hacer para sobrellevar la llegada…

  1. Que vaya a visitar al nuevo bebé: Que vaya al hospital a conocer al nuevo bebé y a ver a mamá. Ella puede estar un poco por él, incluso aunque tenga al bebé en brazos o a la teta; preguntándole cosas, hablando con él, explicándole cómo ha nacido el bebé, contándole cuánto jugarán juntos cuando el bebé crezca y ya sepa jugar.
  2. Que mamá le lleve un regalo al mayor cuando vuelva a casa: En realidad el mayor regalo para el mayor de los niños es que mamá vuelva a casa y que todo vuelva un poco a su cauce, pese a que en realidad todo será bastante diferente. Por eso puede ser buena idea que mamá le traiga algún regalo especial para celebrar su vuelta a casa o bien pueden decirle al mayor que su hermanito ha traído un regalo por su llegada.
  3. Buscar un momento para estar con él: Aunque resulte complicado hallarlo, tratar de encontrar un momento cada día para estar solo con él. Tanto mamá como papá deberían encontrar tiempo para disfrutar de sus dos hijos de manera exclusiva, aunque aquí manda sobre todo el bebé. Lo que puede hacerse, es disfrutar también del mayor en presencia del pequeño.
  4. Que también se hable de él: La gente vendrá a conocer al pequeño y le harán fotos y se harán fotos con él. Esto no debería aislar al mayor, que debería ser incluido también en todas estas situaciones: que la gente hable también con el mayor, que se fotografíen también con él y con el bebé.
  5. Que también se le regale algo a él: Si las visitas traen algún regalo para el pequeño, un detalle para celebrar su nacimiento, estaría bien que le trajeran algún detalle también al mayor. Por si acaso, los padres pueden tener preparadas algunas cosillas.

A todo esto sumarle los ingredientes estrella: paciencia y sentido común. Todo con paciencia se puede lograr al tratar a ambos niños por igual para que ninguno de los dos sienta diferencias o desplazamientos.