¡OJO! Pañales para el agua, sólo para el agua

Con la llegada del verano, llegan las ganas de darse un chapuzón. Siempre pensando en la comodidad de nuestros hijos, buscamos soluciones rápidas y convenientes; por lo que los pañales para el agua, han de ser por mucho uno de los mejores inventos hasta ahora.

No se hinchan ni permiten el escape de residuos, estos pañales son ideales para meter a tu bebé a la piscina y/o playa para chapotear o refrescarse.

El pañal está diseñado para estar en el agua y no absorber de esta, por lo que sólo deben ser usados para el agua y no para realizar alguna otra actividad después de haber estado sumergidos. Si tu bebé toma una siesta o se duerme utilizando uno de estos, él y la cama donde esté durmiendo definitivamente se mojará, así que a la hora de salirse del agua deben ser eliminados y en su lugar colocar un pañal desechable.

Es importante que a la hora de terminar el rato de esparcimiento en el agua, recuerdes aplicar otros cuidados importantes para la piel de tu bebé: un buen baño con agua limpia, lubrica la piel con crema o aceites beneficiosos para tu bebé y colócale ropa limpia y seca.