Trucos para que tu hijo coma verduras

Las raciones recomendadas de verdura dentro de una alimentación sana y variada son dos diarias. Si crees que es muy difícil conseguir que tu hijo se las coma, con estas ideas y divertidas recetas le abrirás los ojos y el apetito.

Las verduras son alimentos saludables que aportan vitaminas y minerales y contribuyen a una correcta hidratación, por lo que no deben faltar en la dieta infantil. En muchos hogares, sin embargo, a la hora de la comida el comedor se convierte en un campo de batalla.

En un lado el padre, con el tenedor lleno de frescas hortalizas, y en el otro el pequeño de la casa, con la boca firmemente cerrada, ¿quién ganará la lucha? Si no quieres que te pase como en los famosos cómics de Mafalda cuando le ponían su adorada sopa, aquí tienes los mejores consejos para conseguir que tu bebé deje el plato vacío.

Cosas tan simples como dejar que tus hijos te acompañen en la cocina y participen en la preparación del menú diario, o cambiar la presentación de los platos, pueden lograr que los niños vean las verduras de otra manera.

A menudo, forzar al niño a que pruebe el alimento generará mayor rechazo por el mismo, lo mejor es negociar con equilibrio.

Lo primero que te interesa saber es que tú como progenitor debes empezar dando ejemplo. Los niños suelen hacer las cosas por imitación, la famosa frase “a donde fueres haz lo que vieres” es para ellos una máxima natural para conseguir adaptarse y desarrollarse en el nuevo mundo donde viven.

Como dice Nancy Babio, doctora en Nutrición: “las verduras gustan poco a los niños de padres que no las comen”. Esto quiere decir que, si te ven comer verduras de forma normal y frecuente, ellos también las comerán sin que les suponga ningún trauma.

 

 

 

 

Video Destacado