Una buena alimentación favorecerá una mejor lactancia

No hay duda de que especialistas coinciden en que el garantizar una buena salud y el correcto crecimiento de un bebé, el mejor alimento que estos pueden recibir los recién nacidos es la lactancia materna, pues es a través de esta que pueden recibir de manera más efectiva todos los nutrientes necesarios para superar las etapas iniciales de su vida que pueden ser crítias.

Tomando en cuenta que la leche materna es producido por las madres, estas deben prestar especial cuidado en su nutrición, pues depende de esta el nivel de la calidad con la que alimentarán a sus hijos, en función a esto los médicos siempre hacen sugerencias de cuáles son los alimentos que se deben consumir con moderación y cuáles deberían evitarse mientras dura este proceso.

Alimentos picantes: El consumo de productos que presenten estas características, pueden resultar irritantes no solo para la madre sino para el bebé, pudiendo ocasionar cólicos y malestar en los pequeños.
Comidas que contengan vegetales como el brócoli o cierto tipo de granos, pueden provocar muchos gases en la madre, lo que repercute directamente en la alimentación de los niños.

Se ha comprobado que los productos que contienen cafeína son rápidamente transmitidos a través de la leche materna, lo que resulta demasiado estimulantes para los recién nacidos, generando en ellos insomnio o hiperactividad que les impide descansar correctamente y que trae como consecuencia inmediata la irritabilidad de los más pequeños.

Sin embargo cada caso puede resultar muy particular, por lo que siempre es recomendable consultar con el médico o pediatra de su confianza para recibir una orientación mucho más precisa que le permita tanto a la madre como al hijo tener una mejor calidad de vida.

Gustavo Rodríguez