Carolina de Moras revela crudos detalles de la depresión que sufrió tras muerte de Felipe Camiroaga

El año 2011 fue por lejos el año más terrible que le tocó vivir a la animadora Carolina de Moras. En febrero enfrentó la muerte de su papá y en septiembre la de Felipe Camiroaga y cuatro compañeros más del "Buenos Días a Todos".

"La sensación, la angustia, el no saber qué estaba pasando. Tener informaciones de supuestos que escuchábamos por ahí (…) Era terrible", recordó De Moras en entrevista con Roberto Van Cauwelaert en "Rojo" sobre aquel fatídico día del accidente de Juan Fernández.

Pero eso fue solo el principio, pues estas pérdidas le trajeron a Carolina una profunda depresión. "Era tanto el miedo que sentía", recordó la animadora quien desclasificó que en más de una ocasión terminó vomitando de la angustia en los baños de TVN.

Por lo mismo tomó la decisión de dejar la conducción del matinal y se cobijó en su casa. "Dejé de salir a la calle, me encerré y me súper encerré. Estaba vacía. Estaba llevando una depresión fea", sinceró.

Por suerte y gracias a unos meses de contención y tratamientos, Carolina pudo salir de ese cuadro depresivo que la atormentó.