¿Conoces los riesgos de perforar las orejas de una recién nacida?

Usualmente las madres cuando tienen a su bebé recién nacidas lo primero que piensan es en perforarle las orejas para colocar sus zarcillos, pero ¿sabes las consecuencias que puede acarrear hacerlo a tan temprana edad?

Sin embargo, aunque en los primeros días de nacida el lóbulo está lo más delgado que puede llegar a estar, de acuerdo a la Academia Americana de Pediatría lo mejor es esperar a que la niña tengas las primeras vacunas y pueda ser capaz de cuidar por si misma de las perforaciones, alrededor de los dos años de edad.

Existen algunos riesgos, mira aquí:

  • Infecciones: Al colocarle los aretes a solo días de nacer u horas, debes saber que la pequeña puede contraer tétanos; ya que es una vacuna que se aplica en tres rondas y la primera es a los 2 meses.
  • Reacciones alérgicas al metal: Esto puede provocar infecciones en el lóbulo de la oreja.
  • Ruptura del lóbulo de la oreja.
  • Formación de queloides.

¿Cuál es la manera segura?

  • Si vas a usar tus propios aretes para esta primera perforación, cerciórate de que son broqueles de oro de 14 quilates; cualquier otro material, incluso chapa de oro puede provocar una infección o reacción alérgica.
  • Jamás uses aretes grandes, con pedrería o que tengan una orilla puntiaguda.
  • Esta se realiza sin anestesia, sí duele, pero solo será por un par de minutos.

Igualmente cualquier duda consúltalo con tu médico de confianza o bien, con un pediatra.

Video Destacado