El duro diagnóstico médico que enfrenta la modelo Adriana Barrientos

A pesar de que en las redes sociales Adriana Barrientos siempre se ve feliz y radiante, no pudo aguantar las lágrimas en visita al programa "No culpes a la noche" de TVN.

Y es que la modelo enfrenta hace un tiempo un complejo diagnóstico médico que la tiene muy preocupada: tiene un tumor en sus cuerdas vocales.

"El año pasado fui al fonoaudiólogo porque me tenía que sacar las amígdalas. Cuando estaba en la operación, se dan cuenta que mis cuerdas vocales no estaban bien, que tenían una pelotita más o menos grande. Esa pelotita se llama tumor", partió diciendo Adriana.

Para luego detallar que le hicieron una biopsia y que supuestamente el tumor no iba a crecer más, pero ahora ese panorama cambió.

"Más o menos para mi cumpleaños, me di cuenta que me empezó a doler mucho la garganta. Hablaba fuerte, por ejemplo, y me dolía mucho la garganta. Me fui a ver al médico, y lamentablemente la pelotita había crecido", dijo con lágrimas en sus ojos.

"Me da un poco de lata, porque de la noche a la mañana me dijeron que me tenían que hacer una radiación", dijo para luego desclasificar, "No se me cayeron los dientes, pero me salieron algunas caries".

Y eso no ha sido todo, "Llamé a mi amigo, que además es peluquero, le digo que se me están cayendo las extensiones y yo no podría soportar verme peladita. Me sacó las extensiones con mucho cuidado para que no se me cayera el pelo de la cabeza, el poco pelo que me quedaba".

Barrientos entregó más detalles sobre su actual situación, "El doctor fue súper claro conmigo. Si ellos me sacan esto, va a volver a salir. La protuberancia es irreversible", dijo.

Para rematar con una cruda confesión, "Ninguna persona se ha muerto por tener esto, pero por mí, no sé cuánto pueda llegar a crecer. No quiero saberlo y tampoco quiero enterarme. Yo prefiero quedarme con esto que quedó un poquito más grande, pero no ha continuado su crecimiento. Entonces, mientras esta pelota no me vuelva a crecer, yo no me quiero enterar de nada porque no estoy dispuesta a sufrir más por lo que pueda pasar, que por lo que ya pasé".