La fórmula que ayudó a Chiqui Aguayo a salir de la etapa más dura de su vida

El 2018 parecía ser el año de Chiqui Aguayo, tras un bullado pero a la vez glorioso paso por el Festival de Viña, asumió el rol de panelista del "Muy Buenos Días" de TVN y al poco tiempo supo que estaba esperando a su primer hijo.

Pero de un momento a otro todo se derrumbó para la comediante, quien lamentablemente perdió al hijo que esperaba junto a su marido, el ex chico reality Karim Sufan.

Poco a poco retomó sus labores en el matinal de TVN y luego la vimos con una imagen más renovada, la que incluyó una pérdida de peso. Al ser consultada por Nueva Mujer de Publimetro sobre si el tema del peso pasó por los estereotipos de TV, la comediante sincera.

"No. El cambio vino porque el año pasado fue súper intenso emocionalmente. Perdí una guagua y eso me hizo replantearme hartas cosas y, bien frívolamente, empecé de afuera", partió diciendo.

Para luego agregar, "Dije “ya, voy a empezar a cuidarme, a arreglarme”. Empecé con una dieta que poco a poco fue sanando otras cosas. Coincidió con que estaba en la tele, pero me parece que se trata de un cambio más profundo que sólo bajar de peso".

E insiste, "De verdad, nunca he tenido ese problema, nunca nadie me ha pedido que me vista de alguna manera, y eso tiene que ver con mi rol. Nunca he respondido a los estereotipos clásicos de belleza, entonces no ha sido un rollo para mí".

Para rematar con, "He tenido la suerte de que no se me ha exigido nada en la parte física, al contrario, siento que mis atributos se relacionan con la diferencia".

Y puntualizar que esta era una renovación necesaria tras lo vivido, "es que el año pasado sufrí una crisis personal y, en el fondo, tenía que exorcizar por algún lado. Fue bien pública, porque todo lo que uno hace, la gente lo sabe".