La sorprendente confesión de Eduardo Fuentes sobre su hija Alma

Bien es sabido que al animador de televisión Eduardo Fuentes y su esposa, la periodista Andrée Burgar, les costó mucho convertirse en padres.

Fueron años de tratamientos para que finalmente, hace tres años, llegara a su vida la pequeña Alma.

Y en el programa "No culpes a la noche" de TVN, Eduardo sorprendió al confesar que con su mujer habían decidido de que ese sería el último tratamiento.

"Fueron muchos años de tratamiento, de frustración, de pena, de llanto, de un gasto de plata impresionante, porque ustedes saben que en Chile un 80% de las parejas no lo pueden costear, yo estoy dentro de un porcentaje afortunado", partió diciendo el animador.

Para luego sincerar, "Alma fue el último intento, no había otra opción", y recordar sobre ese momento, "de pronto, tres personas distintas nos mencionan al mismo médico. Entonces fue como ‘¿coincidencia? No creo’. Yo no creo en las coincidencias".

Y rematar con una sentida confesión, "lo hicimos. Hubo la posibilidad de hacer tres intentos. El primero lo hicimos, quedamos embarazados y se absorbió. El segundo lo hicimos, quedamos embarazados y nació Alma. Y el tercero, porque quedaba ahí y había que utilizarlo, quedamos embarazados y alcanzamos a estar harto embarazados, pero se absorbió, y mucho pena porque uno se ilusiona igual".