Lactancia materna es la mejor fórmula para combatir la deshidratación en los bebés

La lactancia materna es la mejor opción para evitar la deshidratación de los más pequeños ante el calor

Uno de los riesgos de las altas temperaturas es la deshidratación en los más pequeños, especialmente en el caso de los bebés menores de seis meses.

En ese contexto, la lactancia materna es uno de los mejores alimentos para prevenir la deshidratación, así lo explica Katherine Kandalaf, académica de la Escuela de Enfermería de la UCM,quien señala que los bebés “tienen menor grosor de la piel, lo que facilita la eliminación de agua, producen menos sudor y más calor en relación al peso corporal que los adultos”.

En la misma línea, la especialista señala que lo más recomendable es Ofrecer el pecho a demanda y de forma más frecuente, no solo implica proveerles líquido, la leche materna aporta sales minerales y electrolitos que previenen la deshidratación. Si se alimenta de pecho, a los bebés de seis meses o menos, no es necesario darle agua, pues la leche materna está compuesta por un 90% de agua y es suficiente para conservar la hidratación en verano”.

En días de altas temperaturas también es importante el almacenamiento de la leche, idealmente siempre mantenerla en frío. En el caso de querer transportarla, se sugiere hacerlo en un recipiente con hielo.

“Es recomendable congelar (en los recipientes que utilices) solo la cantidad de leche que toma tu guagua. Es útil para la organización de la leche guardada y evitas desperdiciar la que no será usada. En general 50 a 100 cc. etiqueta el recipiente con la fecha de extracción”, agregó.

Video Destacado