5 síntomas que indican que tu parto está por llegar ¡Atentas!

A medida que llegamos al último mes, el cuerpo comienza a "prepararse" para dar a luz, puede que no sientas nada o que sí percibas los cambios que están sucediendo dentro de ti ¡Conócelos!

Nadie sabe cuándo exactamente llegará la hora en que des a luz, si bien tu cuerpo comienza a mostrar ciertos cambios, el esperado momento es algo que llega de sorpresa, pero que aún así existen señales que indican que nuestro ansiado hijo está por llegar.

Y es que a medida que llegamos al último mes, el cuerpo comienza a "prepararse" para el parto, puede que no sientas nada o que sí percibas los cambios que están sucediendo dentro de ti, lo cierto es que el último mes aparecen síntomas nuevos, por lo que debes estar atenta.

Te puede interesar --> 7 beneficiosos ejercicios prenatales que te ayudarán en el trabajo de parto ¡Esenciales!

Revisa los 5 síntomas que puedes padecer semanas o días previos al parto ¡Conócelos!

1. El bebé desciende.

Cuando notas que tu hijo comienza a descender y a "encajarse" es porque ya se está preparando para salir. Lo puedes notar ya que empiezas a respirar mejor, ya que el bebé bajó hacia la pelvis.

2. Contracciones.

Si bien las sientes en el último mes, al momento del parto se vuelven más intensas y dolorosas y ocurren con mayor frecuencia. Puede que tu parto haya empezado cuando ocurren con una frecuencia de 10 a 20 minutos, pero si notas que no aumentan su intensidad y que no son tan seguidas, es posible que sea un "falso parto".

3. Expulsión del tapón mucoso.

Si notas que sale de tu vagina una sustancia densa y sanguinolenta, significa que tu cuerpo ya se está preparando para el parto. La expulsión del tapón mucoso se da varios días antes o pocas horas antes de dar a luz.

4. El cuello del útero cambia.

Cuando se acerca el momento del parto el cuello del útero comienza a abrirse y se adelgaza para que pase el bebé. El tiempo en que esto ocurra puede tomar días y suceder inmediatamente.

5. Expulsas gran cantidad de líquido.

Si notas que estás botando mucho líquido, debes prepararte, ya que significa que se rompió el saco amniótico que cubre a la guagua antes de que des a luz, por lo mismo es importante que llames de inmediato al médico o vayas a un centro de salud.