Mira los beneficios: Háblale a tu bebé desde que está en la guata

Conoce los diversos beneficios que puede tener hablar con nuestro bebé desde que está en la guatita

A muchas mamás nos pasa que a medida que va creciendo nuestra guatita no resistimos un segundo el hablar con nuestro futuro y pequeño bebé.

Es absolutamente normal, y tienen muchos beneficios que no siempre conocemos. Hoy te contamos algunos de ellos.

Entre los beneficios que podemos destacar, no podemos dejar de mencionar la estimulación temprana que recibe y que posteriormente será muy útil al momento de desarrollar su audición y habla.

Estímulo auditivo: El sentido auditivo se comienza a formar a partir de la semana 14 de gestación. Es una excelente etapa para que las futuras mamás comiencen a conversar, cantar canciones de cuna y hacer escuchar música suave a la pancita que crece. Aunque no lo creas a tu bebé le encantará.

Desarrollo del habla: Cuando una mamá conversa con su bebé dentro del vientre poco a poco comienza a incorporarle el lenguaje. Esto sirve para que llegado el momento el niño aprenda a hablar más rápido. El cerebro asimila los vocablos que le repetimos y los recordará con facilidad cuando nazca. Los bebés que reciben este estímulo de sus padres, comienzan a hablar pronto.

Estimulación cerebral: El pequeño aprende a identificar las voces o cualquier tipo de ruido o música cercana. Esto luego colabora para que el niño se calme cuando los padres le hablen una vez fuera del vientre.

Calma y relajación para el bebé y los padres

Al hablar con tu bebé mientras esta en el vientre, además de estimularlo, te permitirá calmarlo. Un día tuyo de estrés, cansancio y mucho sueño, puede transferirse al pequeño y la mejor manera de contrarrestar estos malestares es conversando con él.

Es muy importante que papá también participe. Si bien la mamá es la parte más importante de la gestación, el padre debe participar y que converse con la pancita es  fundamental para que vaya dejando sus inquietudes y miedos, sobre todo llegado el momento del parto.

Es importante llamar al pequeño bebé que se está formando desde un principio por su propio nombre. Ayuda a estrechar el vínculo increíble que existe y existirá por siempre entre ambos.