Asfixia por inmersión: Qué hacer y cómo prevenir el accidente más frecuente del verano

La asfixia por inmersión es uno de los accidentes más frecuentes del verano por lo que es fundamental saber qué hacer y cómo prevenirlo

La llegada del verano junto con las vacaciones es sinónimo de diversión y la piscina es uno de los panoramas favoritos de los niños, aunque al mismo tiempo puede ser un serio peligro.

La asfixia por inmersión es la primera causa de muerte accidental en niños de 1 a 4 años y por lo tanto, se ha transformado en un grave problema para los padres, que muchas veces no pueden tener total control de los más pequeños.

La asfixia se produce por la falta de oxígeno de manera prolongada y puede generar graves secuelas neurológicas y en el caso más extremo la muerte de un niño.

Ante esto, es importante tener en cuenta cómo actuar en caso de un accidente:

-Sacar al niño del agua lo antes posible

-En el caso de que esté respirando, ponerlo de lado y solicitar una ambulancia

-En el caso de no estar respirando aplicar de inmediato respiración boca a boca y aplicar masaje cardíaco.

-No quitarle la ropa al niño

-No darse por vencido con la reanimación, puede tomar tiempo

Cómo prevenir

-Nunca perder de vista a los niños

-La piscina debe tener una reja perimetral

-Enseñarle a los niños a nadar, aunque de todas formas debe existir precaución

-Mantener una buena conducta cerca de la piscina y evitar los saltos imprudentes