¡Atentas! Enséñale a tu hijo a enfrentar los terrores nocturnos

Una vez que los pequeños duermen en su propia cama, alejados de los padres, comienzan un nuevo desafío y con ello también la aparición de los temidos terrores nocturnos, los que pueden afectar a cualquier menor.

“Entre los 3 y los 4 años algunos niños/as experimentan terrores nocturnos. Se despiertan muy asustados, a veces con gritos, sudados, pálidos y con taquicardia. En ocasiones no reconocen lo que les rodea, como si no respondieran a los estímulos externos” señalan los expertos de Crececontigo.cl.

Los especialistas precisan que es probable que se levanten de la cama y, aún así, continúen con los miedos. “Al poco rato suelen dormirse de nuevo y al día siguiente no se acuerdan de lo ocurrido. Las causas pueden ser múltiples y estar relacionadas con falta de sueño, presencia de fiebre, consumo de medicamentos, tendencias hereditarias, entre otras. Este trastorno del sueño, así como el sonambulismo y las pesadillas, se denominan “parasomnias””, indican.

En caso de que tu hijo presente terrores nocturnos, lo primordial es “mantener la calma y tranquilizar al niño/a, entregándole cariño y acompañándolo hasta que se vuelva a dormir. No es recomendable preguntarle acerca de lo que le pasa mientras esté bajo los efectos del terror nocturno, ya que es probable que no conteste y retarde el proceso de volver a dormir”.

Agregando que “estos aparecerán esporádicamente e irán desapareciendo con el tiempo”.