Cómo ayudar a un hijo ante su primera ruptura amorosa

El primer amor siempre conlleva una cuota de sufrimiento, por lo que es importante saber cómo ayudar a un hijo en el proceso

Del primer amor se dicen muchas cosas, entre ellas que nunca se olvida y que su fin es uno de los que más duele, por lo mismo, no deja de preocupar la forma en que los adolescentes enfrentan su primera ruptura amorosa.

Según plantea Ximena Sepúlveda, psiquiatra de niños y adolescentes de la Clínica Las Condes, “terminar una relación amorosa constituye una separación afectiva, un hecho doloroso y, como tal, se debe procesar y elaborar como un “duelo”.

En ese contexto, es importante tener en cuenta cómo podemos ayudar a los hijos ante el fin del primer pololeo y qué herramientas se le pueden entregar para que lo supere.

Uno de los aspectos más importantes es validar que el adolescente pueda sentir pena y no quitarle peso a su sufrimiento, ya que en ese momento lo más probable es que sienta que todo va mal.

En la misma línea hay que intentar que el o la joven puedan ver lo positivo que dejó la relación y qué aprendizajes puede sacar, especialmente con miras a una nueva oportunidad en el amor.

Algunos consejos para los papás

Escuchar: Siempre es bueno dejar tiempo para escuchar al joven y que sienta el apoyo por parte de la familia, solo en ese momento tendrá la disposición a recibir consejos.

Integrar: Aunque lo más probable es solo piense en la ruptura, es momento de crear instancias familiares, de salir y que pueda distraerse.

Desconexión: Ayuda a que se desconecte de la persona con la que estaba, especialmente de redes sociales, ya que en un principio se puede obsesionar siguiendo su vida. Mirar antiguas fotos así o leer viejas conversaciones solo lo harán sentir peor.

No es el fin: Es importante que el adolescente comprenda que la vida no se termina por el fin del pololeo, sino que es un nuevo comienzo y que puede ser el principio de otra oportunidad.

No tienes la solución: Los padres desearían resolverlo todo, pero no siempre es posible y una ruptura es un buen ejemplo. Aunque pueden ayudar en el proceso, la superación corresponde totalmente al joven y tendrá que hacerlo por si solo, eso no significa no poner atención ni alejarse.