¡CUIDADO! 3 frases negativas que por ningún motivo debes decirle a tu hijo cuando te enojas

¡Es muy importante!

Para ninguna madre es un misterio que lidiar con los hijos, a veces, se convierte en algo que es difícil de llevar. Y es que hay ocasiones en que lo menores quieren hacer las cosas a su modo, lo que termina con la paciencia de sus padres.

Sin embargo, por más enojada que te encuentres, debes evitar decirle estas tres frases negativas a tu hijo, según señaló la psicóloga Erica Reischer a Psychology Today, consignó BiobioChile.cl ¡Mira!

1-  “¡Me estás volviendo loco/a!”: La especialista sostiene que esta frase -y otras similares- utilizan la culpa para motivar a un niño a cambiar su comportamiento. Sí, podemos sentir que nuestros hijos nos están volviendo locos en ese momento, pero no tienes que decirlo en voz alta. De hecho, es probable que expresarnos de esta manera empeore la situación en cuestión, y, con el tiempo, tenga un impacto negativo en la relación con nuestros hijos”.

2- “¿Qué rayos pasa contigo?”: Reischer precisa que “esta frase -y otras similares- utilizan la vergüenza para motivar a un niño a cambiar su comportamiento. Al igual que con la frase de culpabilidad mencionada en el primer punto, ésta induce la vergüenza enmarcando la situación como una falla de tu hijo, en lugar de reconocer que todas las situaciones son un producto complejo de muchos factores diferentes, incluyendo nuestras propias percepciones, estados de ánimo, experiencias previas y expectativas”.

3- “Será mejor que hagas esto o ya verás”: La experta manifiesta que “esta frase -y otras similares- utilizan el miedo para motivar el cambio. Se basa en la agresión y la intimidación. Ten en cuenta que algún día tus hijos van a ser mucho más grandes e independiente, por lo que si esta es tu estrategia, un día dejará de ser eficaz. Pero lo más problemático sobre esta medida, es que se enseña a los niños, a través de modelos de comportamiento, a conseguir lo que quieren a través de la agresión y la intimidación. Por otra parte, con el tiempo es probable que erosione la confianza y el respeto en tu relación con tus hijos”.