5 consejos para cuidar los ojos de tu hijo en la piscina y evitar infecciones ¡Muy útiles! 

El cloro o las bacterias que allí habitan, pueden arruinar un día de paseo familiar.

Comienza la temporada de piscinas y los padres saben muy bien lo que aquello significa. Si ya hay que lidiar con el sol y estar encima de los niños para que se apliquen bloqueador, ahora surge otro problema que puede estropear un día de paseo.

Según los experotos del Oftalmología Puerta del Sol (www.puertadelsol.cl), se trata de las infecciones ocasionadas por el agua de la piscina -que la mayoría de las veces tiene gran cantidad de cloro- y por una exposición prolongada al sol, lo que provoca principalmente conjuntivitis, una infección que produce enrojecimiento del ojo, picor y la sensación de tener algo que molesta.

Para que esto no le pase esto a tus hijos, los oftalmólogos de Puerta del Sol nos dan una serie de recomendaciones para pasar un día de piscina sin inconvenientes:

1. Utilizar lentes de agua: Si es posible, compra lentes de agua a tu hijo, de este modo evitarás el contacto de sus ojos con el agua de piscina y así tendrá menos posibilidades de una infección.

2. Utilizar piscinas autorizadas, evitando hacerlo en piletas o estaques de la vía pública: Procura siempre informarte de las condiciones en las que se encuentra la piscina que visitarás para no pasar malos ratos y así no exponer a tus hijos.

3. No abrir los ojos bajo el agua por mucho tiempo: Si no pudiste comprar lentes para piscina, entonces debes decirle a tu hijo que por ningún motivo abra los ojos bajo el agua, así evitarás que sus ojos se irriten.

4. No compartir su toalla: Es un elemento personal, por ende compra su propia toalla.

5. Seca cuidadosamente la humedad de su rostro con una toalla que no tenga tierra ni esté ocupada: Cuando vayas de paseo a la piscina procura llevar una toalla de mano, te servirá para cuando ya salgan de la piscina y así limpiarles la cara con un paño que no haya sido ocupado.

Fuente: www.puertadelsol.cl