7 exitosas recomendaciones para estimular el apetito de los niños entre 1 y 3 años ¡Funcionan!

Qué mamá no ha recurrido al "avioncito" o intercambiar cucharadas de comida por algo atrayente para los menores. Si bien funcionan, hay otros tips que te ayudarán a no tener problemas a la hora del almuerzo con tu pequeño.

Sin duda que uno de los momentos más complicados cuando se tiene hijos de entre 1 y 3 años es la hora de comer. Y es que todos sabemos lo difícil que es lograr que los menores coman, lo que incluso provoca que los padres deban estar horas sentados con el niño intentando que abra la boca.

Debido a esto es que surge el tan conocido "avioncito", o intercambiar una cucharada de comida por algo que sea atrayente para los menores y así lograr de una vez por todas que coman, pero muchas veces esto no resulta.

Ante esta problemática tan comuna en los niños, reunimos 7 tips para lograr que tus hijos no den problemas a la hora del almuerzo ¡Conócelos!

1. Platos llamativos: Una buena opción para que los niños coman es hacer platos llamativos. Todos sabemos que la comida entra por los ojos y si ésta tiene una apariencia "bonita" o "entretenida" por así decirlo, lograrás llamar la atención de tu hijo.

2. Cocinar con tu hijo: Involucrar a al pequeño en la preparación de un plato, con esto lograrás que él después quiera probarlo, incentivando su apetito.

3. Organización: Trata de definir un horario para la comida en la que estén todos. Si bien en la semana es complicado, procura que los fines de semana esté toda la familia, así tu hijo sabrá que es un momento importante. Mientras que en la semana acostúmbralo a comer a una determinada hora.

4. Variedad de alimentos: Prepara varios alimentos en cantidades pequeñas. La idea es que el niño escoja qué comer y de esta forma no se sentirá presionado.

5. Apoyarlo: Cada vez que tu hijo se coma toda la comida, felicítalo, así sabrá que está haciendo algo bueno.

6. Intercambiar comidas: Trata de no preparar siempre lo mismo. La idea es que vayas alternando para que así el menor no se aburra.

7. Los niños no comen lo mismo que un adulto: La porción de un menor debe ser acorde a su edad, por lo mismo procura no llenar el plato de comida como si fuera una persona mayor.