¡Atención, mamás! 7 trucos increíbles para evitar que tu hijo haga pataletas en el jardín ¡Funcionan!

Si bien hay menores que les encanta la idea de interactuar y compartir con más niños, también están los que no les agrada para nada tener que alejarse de sus padres y estar en un lugar ajeno que no sea su hogar.

Marzo es sinónimo de volver a la rutina diaria: los niños entran a clases, comienzan los tacos, la disputa por el baño en las mañanas y un sin número de cosas más que nos recuerdan que esto está recién comenzando.

Sin embargo, para los que tiene hijos pequeños es más complicado aún, sobre todo cuando el niño deba enfrentar una importante etapa en su vida: su primer día en el jardín.

Te puede interesar -->  6 increíbles formas de evitar pataletas en el supermercado ¡Funcionan!

Si bien hay menores que les encanta la idea de interactuar y compartir con más niños, también están los que no les agrada para nada tener que alejarse de sus padres y estar en un lugar ajeno que no sea su hogar.

Ante este panorama que se avecina, o que ya comenzó, te mostramos xxx consejos para evitar pataletas en el primer día de jardín. ¡Conócelas!

1- Prepara a tu hijo antes: Lo ideal es que antes de que entre al jardín, le hables cosas entretenidas de lo que se hace allí: que podrá jugar con más niños, dibujar y que por supuesto habrá juguetes, de este modo lograrás que el menor tenga una disposición buena para ir al jardín.

2- Despídete siempre de él: Nunca te vayas del jardín sin despedirte de tu hijo. Es mejor que llore pero que sepa que te fuiste a trabajar a que llore porque te fuiste sin despedirse, lo que provocará una sensación de angustia ya que no sabe qué pasó contigo.

3- Adaptación: Deja que tu hijo se adapte a la rutina. Unos tres días antes despiértalo a la hora en que debe ir al jardín y procura que se duerma temprano, háblale de lo que significa ir al jardín y responde todas las dudas que el menor tenga.

4- Acompáñalo: Si tu hijo llora cuando te vas, tal vez sea necesario que te quedes con él en el jardín hasta que se acostumbre a estar con más personas, verás cómo poco a poco tu hijo irá haciendo amistades y tú no tendrás problemas en dejarlo.

5- Rutina: Es necesario que haya una rutina. No servirá de nada que tu hijo vaya al jardín un día y al otro no. Es necesario que se mantenga durante todos los días, ya que esa es la única forma en que se acostumbrará a ir al jardín.

6- Juguete significativo: Deja que tu hijo lleve su juguete más importante, esto provocará que el menor tenga más seguridad y se acordará del ambiente familiar.

7- Rechazo prolongado: Si notas que ya ha pasado harto tiempo y tu hijo sigue rechazando ir al jardín puede que haya un problema de fondo.