El peligroso síndrome que afecta a 1 de cada 4 niños y que los puede llevar a quitarse la vida ¡Ojo!

Se trata del Síndrome de Alienación Parental, que puede llegar a afectar gravemente a nivel emocional y psicológico al niño.

Dentro de unos días se celebrará el Día del Niño, una fecha en que nos preocupamos por  hacer sentir a los más pequeños de la casa que son parte fundamental de la familia. Pero no sólo basta día para eso, también se debe estar atentos a lo que sucede dentro del núcleo familia, sobre todo cuando la relación entre los padres no va bien.

Al producirse la separación o divorcio de una pareja, es común que en los niños surja algún tipo de resentimiento con sus progenitores debido a la nueva situación a la que se ven enfrentados. Sin embargo, en algunos casos esto se ve agravado, llegando al punto de denigrar e incluso odiar a alguno de sus padres. Esto es lo que se conoce como el Síndrome de Alienación Parental (SAP).

El SAP tiene como característica el rechazo injustificado de un hijo hacia alguno de sus padres, el  niño es “programado” para odiar a uno de sus progenitores sin mayor justificación, lo  que se genera, habitualmente, por un padre respecto al otro, pero también puede estar provocado por una tercera persona, tales como nuevas parejas, familiares, etc.

Este síndrome se presenta en tres niveles: El leve, cuando el progenitor alienador es el que pone los problemas en la relación padre e hijo; Moderado, cuando el niño manifiesta el rechazo al padre o la madre y se niega a estar con él e incluso le dice que no lo quiere; y, finalmente, el nivel grave es cuando el niño definitivamente no quiere saber nada de su progenitor.

El psicólogo José Luis Rojas explica que el Síndrome de Alienación Parental puede traer graves consecuencias en un niño. “Puede ir desde alejarse del padre alienado y de su familia paterna  hasta el suicidio de un niño, porque en su pensamiento mágico no entiende por qué tiene que odiar a uno de sus padres cuando lo único que quiere es quererlo. Además se producen estados depresivos importantes y otras patologías psiquiátricas”.

Rojas agrega que este proceso comienza sutilmente, pero se va incrementando con el tiempo. “Inicialmente comienzan a tener rabia con el padre alienado y no quieren hablar con él al punto de no querer verlo y terminan odiándolo y dejándolo absolutamente aparte de sus vidas”.

Principales signos de SAP

El psicólogo explica que el síndrome de alienación parental es considerado una forma de maltrato infantil, por lo que es fundamental poner atención a ciertos signos:

- El niño no quiere pasar tiempo con uno de sus padres. Los más pequeños no dan motivos, mientras que los más grandes van a entregar excusas en relación al comportamiento de su papá con otros miembros de la familia (Trata mal a mamá, reta a mi hermano, etc.).

- Realiza comentarios que no van acordes a su edad. Cuando les preguntan por sus padres, salen con respuestas que son probables que hayan escuchado en otro lado.

- Muestra indiferencia al padre alienado.

- Defiende ante todo al padre alienador.

- No reconocerá que sus actitudes están siendo influenciadas por otros.

El psicólogo José Luis Rojas señala que en el caso de que un niño esté siendo adoctrinado en contra de alguno de sus padres, debe tomar acciones inmediatas y solicitar una evaluación psicológica específica de SAP, ya que las tradicionales no lo detectan. “En cuanto al tratamiento de este síndrome, hay que hacer una terapia de revinculación con el padre alienado, pero debe ser luego, porque si pasa mucho tiempo el vínculo puede ser irremediablemente destruido”, puntualiza.