La nefasta consecuencia que provocaría en los niños el dormir poco ¡Cuídados!

Es mejor prevenir que lamentar.

Para nadie es un misterio que el dormir poco no trae nada de bueno para la salud. Es más, tiene más contras que pro. Y si son los niños los que no tienen un buen descanso la cosa se pone más complicada.

Según consignó Infobae, la falta de sueño provoca que no haya producción de la hormona serotonina, lo que desencadena en problemas para dormir y despierta el deseo de comer cosas dulces, por lo que los niños serían más propensos a la obesidad.

El especialista en obesidad infantil de la Universidad de Zaragoza, Luis Alberto Moreno Aznar, sostuvo que "una alteración del sueño puede significar un desequilibrio en los ritmos de las hormonas a lo largo del día. También puede suceder que, al dormir poco, el niño se va a despertar con poco tiempo para desayunar, va a estar más cansado y eso va a condicionar otros comportamientos a lo largo del día".

Agregó que "en la actualidad, un 5% de los pacientes son obesos por cuestiones monogénicas. Eso habrá que tratarlo porque, aunque son pocos, es importante. Del resto, se debe a causas multifactoriales. Cuando entendamos todo, cómo se relacionan esas influencias y si eso se vincula con el medio ambiente -tenemos ya resultados que muestran que sí- va a ser más fácil hacer programas para reducir la obesidad".