¡Lo que todas queremos! Efectivos trucos para que los niños cambien la gaseosa por agua

¡Es muy importante para la salud del menor!

Sin duda que uno de los refrescos  más dañinos en la alimentación de los niños es la odiada bebida. Y es que esa combinación de gas, azúcar y calorías lo único que provoca es aumentar la obesidad y las enfermedades en los pequeños.

Si bien de vez en cuando o en ocasiones especiales no tiene nada de malo que un niño tome un vaso, lo cierto es que esto ocurre en la minoría de los casos y la verdad, es que los niños viven en torno a la gaseosa.

Pero como sabemos que para una madre nada es imposible, a continuación te mostraremos simples trucos para erradicar la gaseosa de la alimentación diaria del menor.

1- Recuerda que el hábito pasa por ti. Por lo tanto, mientras nosotras como madres bebemos menos gaseosas, nuestros hijos tampoco lo harán.

2- Juega con los colores. No está mal hacer un granizado de alguna fruta que a tu hijo le guste. Solo debes colocar la fruta picada, hielo y agua… Verás cómo tu hijo se le olvida rápido de la bebida.

3- Helados de agua con frutas. Al igual que el punto anterior, puedes hacer un batido y rellenar envases para helados. Luego lo congelas y listo. Tu hijo no necesitará refrescarse con gaseosas.