¡Para tomar en cuenta! 5 efectivos métodos para decirle "No" a tu hijo sin dañarlo

Lo mejor, es tratar de no pronunciarla muchas veces y sustituirla por otras frases.

Sí, lo sabemos. Para ningún padre es sencillo decirle que no a un hijo, por más que se quiera evitar, muchas veces es la palabra que más escuchan los niños, lo que podría ocasionar consecuencias negativas en su desarrollo.

Es por esto que te mostraremos sencillas técnicas para que la palabra "NO" no esté incorporada en cada cosa que digas y que logres un equilibrio en la crianza de tu hijo.

1- Prueba con el tono de tu voz: Todos sabemos que a medida que los niños crecen, se van poniendo más complicados. Por lo mismo, intenta usar tu voz para expresar cuándo algo está bien y cuando no. Ejemplo, cuando haga algo bien, háblale de forma suave o inventa un sonido, mientras que cuando se porte mal, el tono o el sonido debe ser más fuerte.

2- Háblale con la mirada: Hay algunos padres que solo les basta mirar a sus hijos para que estos sepan que están haciendo algo mal. Trata de hacerlo tú también, así evitarás decir no a cada rato y bajar la autoestima de tu hijo.

3- Trata de eliminar los NO: Es difícil, lo sabemos, pero una buena forma de hacerlo es buscar más palabras que pueden sustituirla. Por ejemplo, si tu hijo grita, lo que puedes hacer es decirle que al hacerlo se está dañando él y también está incomodando a otras personas, en vez de decirle a secas "No lo hagas". 

4- Establece las reglas: Por muy pequeños que sean, los niños deben a aprender a cumplir reglas y sobre todo, deben saber el por qué de esa norma. Explícale porque se toma esa determinación, así sabrá que un "No lo hagas", no es por un capricho tuyo. 

5- No seas tan restrictivo: Deja que tu hijo explore, se ensucie y perciba la cosas. Si estás todo el día diciéndole que no haga esto, que no haga esto otro, lo único que conseguirás es que sienta que todo lo que lo rodea es negativo.