Quieres una habitación Montessori para tu bebé: Estas son 6 reglas para conseguirlo

Tendría consecuencias extremadamente positivas en su vida. Jamás lo pensé.

El ambiente preparado es un punto esencial de la filosofía Montessori, y es algo que podemos hacer en casa desde el nacimiento, o incluso antes; qué mejor manera de dar la bienvenida a tu bebé que preparando una habitación en la que pueda descansar, aprender, jugar y desarrollarse de la mejor manera posible?

1. No se recomiendan camas altas. Más bien colchón en el suelo, sin barras a los lados. Estas se permiten los primeros meses, pero después entorpece la visión, dicen.

2. Todos los objetos, menos los peligrosos, de su habitación deben ser accesibles para él. Así el niño puede explorar, tocar, y jugar sin límites ni restricciones. Se gana independencia, autonomía.

3. Colocar un espejo (de material irrompible) al lado de la cama, para que tu hijo se pueda mirar, hacerse consciente de su imagen.

4. Espacios adecuados al niño. No dejes cables, cuerdas de cortina, etc, en cualquier parte. Velar por seguridad.

5. Para incorporar elementos de decoración lo más importante es colocarlos a su altura, no a la tuya.
Deja que contemple de cerca, aunque el cuadro quede a la altura de tu rodilla.

6. Cuando se tiene la casa en orden, el niño se hace consciente que todo tiene su lugar. Aunque cueste, recomiendan mantener todo en orden.

cinco cuatro dos seis Sin título tres