¿Tu hijo no te hace caso? 5 maneras de poner límites y no morir en el intento

¡La 2 es la mejor forma!

Todos sabemos lo difícil que es criar un hijo, muchas veces no hacen caso, quieren seguir sus propias reglas, buscan conseguir cosas con pataletas y se aferran a cualquier excusa para lograr lo que quieren.

Sin embargo, los únicos responsables del comportamiento de un niño son su padres. Por lo mismo es esencial que desde pequeños se familiaricen con los límites y las reglas, que aprendan a respetar y por sobre todo que tengan horas de calidad en familia para lograr una mayor conexión con el hijo. 

Como sabemos que la tarea no es para nada fácil, a continuación te dejamos con algunos tips para aprender a colocar límites en el hogar.

1- Debes tener en cuenta que no puedes exigirle a tu hijo algo que no podrá realizar, por lo mismo, siempre debes hacerle saber la razón de tu límite.

2- Háblales con palabras positivas en vez de negativas, por ejemplo, en vez de decirle "no grites", dile "habla más bajito".

3- Debes tener firmeza en poner los límites, ya que tu hijo se puede confundir. Por ejemplo, si la hora de estudiar es de 4 a 5, y al otro día es de 7 a 8, el niño te comenzará a pedir otros horarios o derechamente te dirá que no lo quiere hacer.

4- Lo fundamental para que las reglas sean respetadas es que los padres actúen con moderación. Si estás muy enojada procura contar hasta 10 y luego corriges a tu hijo, ten presente que los gritos no ayudan en nada al desarrollo del menor. 

5- Cuando tu hijo no te quiera hacer caso, procura mostrar que estás en desacuerdo con la actitud de él y no con el niño. Por ejemplo, en vez de decirle "eres malo", dile que "lo que hizo no está bien".